Documento sem título
top1 top3
top2
Home | Exposições Individuais | Trabalhos | Foto-Ensaios | Publicações | Textos | Curriculo | Contato  




ARTE AL LIMITE – Edición 23

Fragmentos Urbanos de Sao Paulo
Por CAROLINA BRAVO
Periodista

El 2004 el artista conceptual y curador chileno residente en Brasil, Waldo Bravo, sorprendió a los transeúntes de Sao Paulo con gigantescas fotografías pegadas en avisos camineros, sustituyendo en este espacio un trozo de la realidad. En la intervención urbana, Bravo reflexiona en torno de las interferencias y relaciones de la imagen en el paisaje, y viceversa.
Si René Magritte estuviera vivo, de seguro se sorprendería al ver los frutos de la “semilla” que plantó en 1935 con su obra “La condición humana II”, donde plantea la ambigüedad entre paisaje real y paisaje representado, la cual nutrió “Recortes Urbanos”, obra donde Waldo Bravo da un paso adelante del pintor: “Ese concepto, a pesar de estar muy bien representado en ese cuadro, no es la realización de él, y apenas logra ser la traducción figurativa de ese pensamiento, el cual continuó en el plano de las ideas. El sincronismo visual entre paisaje real y paisaje representado solo existe en obras sin autonomía, o sea, en obras dependientes de la relación posicional del observador”, afirma.
En “Recortes Urbanos”, el autor nos muestra la sustitución de paisajes reales por las imágenes de estos, tomándose esquinas de importantes calles da Sao Paulo. La muestra sumó 10 intervenciones simultáneas de 3 x 9 metros cada una, lo que dio como resultado un total de 270 metros cuadrados de intervención. Así fue como apropiándose del espacio de afiches publicitarios, el autor interpelaba a los transeúntes en busca de un interlocutor, pues los mensajes de sus intervenciones no son percibidos por todos, sino “solamente por miradas atentas y conscientes”.
El proceso creativo de esta propuesta urbana es de tal prolijidad, que a la primera mirada del transeúnte, podría parecer una moldura vacía. Sin embargo, al dar una segunda vista, es posible percibir con claridad la copia de la fachada que había detrás del aviso. Para obtener estos resultados, las imágenes utilizadas pasaron por un complejo proceso de restauración digital, en el cual hubo que tomar muchísimas fotografías para conseguir el material necesario para la reproducción exacta del paisaje a representar.
Dadas las proporciones de este trabajo, existía solo un punto en el cual la imagen se acoplaba y confundía perfectamente con el paisaje tras el afiche, en las ubicaciones restantes surgían descalces entre lo representado y su contexto. Es precisamente a partir de estas imperfecciones donde surge el cuestionamiento respecto al soporte, al límite de la obra y su relación con el contexto.

Artista de “ningún lugar”
La retrospectiva de la vida de este chileno que ha logrado notoriedad en el medio artístico brasilero es catalogada por él como “heroica”, pues abrir puertas en Sao Paulo es un proceso bastante lento, que exige determinación y mucho trabajo. “El mercado paulista es tremendamente competitivo, ya que reúne lo mejor de la plástica de Brasil y una buena parte de la plástica mundial, lo que significa mucha gente capaz y poco espacio”, cuenta.
Desde la comodidad de su amplio taller de 150m2, construido especialmente para este fin en su morada , hoy parecen muy lejanos los recuerdos de sus primeros años en el pueblito de Nirivilo, próximo a Constitución, pues la mayor parte de su vida y su carrera la ha forjado en Brasil. Luego de estudiar Dibujo Técnico y Proyectos en el INACAP de Santiago y participar de algunos cursos intensivos en talleres privados y agencias de publicidad, partió a Sao Paulo, donde desde 1983 ha realizado diversos cursos de fotografía, gravado y arte conceptual, entre otros.
Así fue como las playas, el paisaje, la alegría de la gente, la música y, por supuesto, las mujeres cariocas cautivaron a Bravo a eso de los 21 años. Una época de búsqueda de nuevos horizontes y unas vacaciones que decidió alargar, y que ya se extienden por más de dos décadas. Aunque sin duda su mayor vínculo con la ciudad brasileña es su riqueza cultural, pues la influencia directa de su Bienal Internacional de Arte, una de las más importantes del globo, le permite tener una convivencia con artistas de todo el mundo. Este contacto multicultural de la plástica ha sido determinante en la evolución y desarrollo de la carrera de este creador, quien tras poco tiempo en tierras cariocas ya participaba de pequeñas muestras colectivas. “Mi obra trae con ella la renuncia al lugar geográfico, regional, local, porque esta referencia es limitadora. Solamente siendo de ‘ningún lugar’ es posible alcanzar un lugar de pensamiento libre”.

Lectura de Recortes Urbanos
Este creador conceptual ha montado toda su carrera en torno a una línea experimental e investigativa. “Opté por este camino porque el proceso creativo de mi obra no es estático, sino dinámico. Al mismo tiempo, ellas reflejan una postura de ruptura con todo aquello que aprisiona o sistematiza mi proceso creativo. Busco alcanzar la utopía de la libertad, un punto ideal, de absoluta expresión, libre de manipulaciones y tendencias de mercado”, explica.
Su permanente inquietud por la experimentación lo llevó a mediados del 2006 (junio) a dar continuidad a “Recortes Urbanos” mediante la publicación / exposición “Arte en tránsito”, con nuevas imágenes y textos, presentadas en forma de periódico y donde además de exponer su trabajo, hace circular sus ideas en el mundo de las artes usando este canal de comunicación como soporte de exposición, divulgación y distribución de sus reflexiones, proyectos y obras. “A través de este medio busco llegar a un público más amplio, y no solamente a las personas que habitualmente frecuentan exposiciones, tornando, de esta forma, más democrático el acceso a mis obras. O sea, en vez de esperar que el público vaya hasta el local de exposición, estoy llevando mis ideas y obras hasta el público por intermedio de este vehículo expositivo”, cuenta el artista sobre esta publicación que se distribuyó en espacios artísticos de Brasil y Chile.

Al parecer, esta propuesta de recortes de la ciudad brasileña tiene para rato, pues ya está en carpeta una segunda versión, que de momento no tiene fecha de lanzamiento, pues ello dependerá del apoyo de auspiciadotes.

Mientras negocia con éstos, paralelamente trabaja en los preparativos de su próxima intervención / exposición individual, siempre con el mismo concepto de los últimos años, “obras relacionales, sin autonomía; o sea, siempre dependientes de su entorno y de su relación con el espectador”.